[Reseña] Yuna

Inteligencia artificial, amor, desencuentros, androides, viajes espaciales, estos son sólo algunos de los elementos que se pueden encontrar en la magnífica Yuna de Santiago García y Juaco  Vizuete publicada por Astiberri. Con un aire a ciencia ficción clásica se agradece poder disfrutar de una buena lectura de este género que tan poca repercusión suele tener en nuestro país, que siempre ha tendido más al género de fantasía, y que a mí particularmente tanto me gusta. Es por ello que siempre hay que dar gracias cuando llega a las tiendas una obra de dicho género, y más, cuando lo es de una calidad cómo la de Yuna.

Yuna nos cuenta la historia de dos exploradores espaciales enviados a investigar a muy larga distancia de la tierra, los dos solos. En su viaje se toparán con una extraña nave de grandes dimensiones con la cual se empezarán a obsesionar ambos pero de dos maneras muy distintas hasta llevarles a sus propios límites.

Santiago García ha tejido una historia alrededor de una de las premisas clásicas del género de la ciencia ficción, dónde está la línea que separa la inteligencia artificial del ser humano, a la que además le ha añadido un elemento básico de los humanos, la relación amorosa. ¿Puede un humano amar a una máquina? ¿Pueden dos máquinas amarse? ¿Lo convierte esto en más o menos humanos? Con estas preguntas, y otras más, siempre en el aire, seguimos la historia de los dos protagonistas en un viaje que les lleva a lo más esencial de cada uno. Con un ritmo pausado que bien recuerda a películas clásicas como Solaris o 2001 avanzamos en la historia donde la acción es importante, pero más, lo que los personajes piensan o sienten. García además deja un final abierto a la reflexión, a que cada cual saque sus conclusiones, el objetivo no es aleccionar, aunque inevitablemente uno puede intuir cuales son sus opiniones.

En el apartado gráfico Juaco Vizuete nos sorprende, tras Lo primero que me viene a la mente en un género que no le esperabamos y el cual resuelve con mucho acierto. Lo que más llama la atención son sin duda tres elementos, el formato elegido, las estructuras mecánicas y las onomatopeyas. En cuanto a las naves Vizuete ha optado por un estilo orgánico, como ya hiciera Giger para los diseños de Alien, con acabados redondeados e interiores más parecidos a vísceras que a maquinaria lo que aún le da un punto más al planteamiento de vida en un ser inorgánico. El formato cumple otra función, apaisado y con pocas viñetas por página, normalmente una o dos, nos permite bucear en el espacio. El espacio es algo inmenso, infinito y que no se puede cerrar, y esa es la sensación que se consigue con esas viñetas a dos páginas, sólo cuando los personajes se encierran en las naves las viñetas se cierran con ellos. Un juego narrativo acertado que consigue su objetivo. Por último, desatacar el juego de las onomatopeyas que cobran una importancia más allá de lo que suelen tener en un cómic, y algo que le da a esta historia un punto único, que sólo se puede encontrar en ese formato. Pero mejor, que eso lo descubráis vosotros mismos.

Yuna es un cómic que hay que disfrutar con tranquilidad y reposadamente. Hay que intentar dejarse llevar por la historia, introducirse en ella y tras pasar la última página reflexionar sobre las preguntas que se han dejado abiertas.

yunaGuionista: Santiago García
Dibujante: Juaco Vizuete
Formato:
216 páginas, cartoné, color
Precio: 
19,00€
Editorial:
 Astiberri
ISBN:
978-84-16251-25-4

Leave a Comment