[Reseña] Corto Maltés. Bajo el sol de medianoche

Nombrar a Corto Maltés, es nombrar uno de los grandes personajes de la historia del cómic. Hablar de Hugo Pratt es hablar de uno de los autores más importantes que ha habido. Es por ello que tener entre las manos un nuevo cómic de dicho personaje pero en manos de nuevos autores suena, cuanto menos, arriesgado. Pero esa es la aventura en la que se han embarcado Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero, y nadie mejor que ellos para llevarlo a buen puerto. Corto Maltés, bajo el sol de medianoche es el nuevo título con el que arranca una nueva etapa del personaje y que a la luz de los resultados, no será el único.

Juan Díaz Canales, guionista entre otras de Blacksad, y Rubén Pellejero, tenían claro que se enfrentaban a una obra magna. Es por ello que tras un grandioso resultado las alabanzas a ambos aún deben ser mayores, pues si no es fácil continuar la obra de Hugo Pratt, más difícil es hacerlo tan bien como lo han hecho ambos. Aquel que no conozca la obra de Pratt en profundidad puede que no llegue a percatarse si quiera que está leyendo la obra de otros autores. La transición que han querido hacer ambos autores es tan sutil que casi pasa desapercibida, a la espera de ver si los próximos números se lanzarán a personalizar más al personaje o seguirán por el mismo camino que han abierto. Aquel que conozca más al personaje, aunque notara pequeños matices de diferencia, pronto se verá absorbido por la historia y olvidará que no es la mano de Pratt la que dibuja las viñetas y simplemente se dejará llevar por una aventura digna del marinero apátrida.

La historia nos transporta por EEUU y Canadá en una aventura guiada por la amistad, ese gran potenciador de las aventuras de Corto Maltés. Así, como en sus más clásicas historias, disfrutaremos de ver al marinero tanto en las heladas aguas del norte, entre indígenas revolucionarios o el caluroso sur. Un viaje lleno de personajes carismáticos, con los que son fáciles enamorarse y de los que intuimos que llevan vidas tan o más interesantes que las del protagonista. Y eso, es otro gran acierto, es una historia de personajes, y no planos y vacíos, sino trabajados y llenos de vida. El trabajo de Canales es más que magnífico cuando la tarea era casi imposible.

En el apartado gráfico Rubén Pellejero hace un trabajo de diez. Sin perder su toque personal, al mismo tiempo absorbe las esencias de Pratt que se distinguen en cada una de las viñetas. El ritmo, la composición y el dibujo están a la altura de cualquier grande y eleva el ya alto nivel gracias al guión a una categoría superior. Disponible tanto en color como en blanco y negro, merece la pena disfrutar de ambas versiones. La del blanco y negro por las semejanzas con la obra original de Pratt, el color para disfrutar del buen hacer de Pellejero con los pinceles.

En definitiva hablamos de una gradísima obra que hace que los seguidores de Corto Maltés nos sintamos transportados a cuando leíamos la obra de Pratt y disfrutemos con un cómic de una factura impecable. Un gran trabajo de Canales y Pellejero que se ha visto reflejado en la gran cantidad de ventas en Francia, más de ciento cincuenta mil y que se recompensa con un ya segundo número firmado y probablemente un tercero. Tenemos Corto Maltés para largo y mientras sea de la mano de la dupla Canales-Pellejero estaremos encantado con ello.

Podéis escuchar la entrevista que le realicé a ambos autores en el programa de Rock & Cómics número 151.

Guionista: Juan Díaz Canales
Dibujante: Rubén Pellejero
Formato: Cartoné, color (también disponible en b/n) 22,5 x 29,7
Precio: 19,50€
Editorial: Norma Editorial
ISBN: 978-84-679-2054-3

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.